Una mujer fotógrafa y notable por su valentía y coraje, su militancia y voluntad

de Alexandra F. Neyroud

Gisèle Freund nace en 1908, en Berlín. A los 15 años, su padre, coleccionista de arte, le regala una Leica. Encontrándose en la manifestación del primero de mayo de 1932, contra Hitler, mediante su implicación política al frecuentar grupos estudiantiles de izquierdas que luchan contra el nacionalsocialismo, decide fotografiar lo que ve, lo que está pasando. Este evento sucede en Frankfurt donde ha empezado a estudiar sociología. En 1933, al ser judía y pertenecer a grupo comunista es perseguida por las SS y sin pensárselo un segundo huye en tren a Francia y se exilia en París. Finaliza sus estudios en la Sorbona. Redacta su tesis de fin de carrera “la fotografía en Francia en el S.XIX”, el primer estudio realizado sobre la fotografía.

Su primer trabajo lo realiza en 1933 cuando le encargan elaborar un reportaje sobre el Parque del Luxemburgo (París) y decide fotografiar niñxs expectadorxs de una obra de teatro. A partir de entonces siente la necesidad de expresarse mediante la fotografía. En la década de los 30, realiza varios viajes a Londres para visitar a su familia exiliada. Desde allí, se traslada a Newcastle para fotografiar los efectos de la crisis en la población civil. En este caso, no firma con su nombre, dado que en esta época el ser fotógrafx se considera a la par que cualquier oficio artesanal. Y Gisèle no se fía de las publicaciones. Las leyendas de las mismas pueden ser erróneas y crear malentendidos. Sabe que una misma imagen no es interpretada de la misma manera si es publicada en un periódico de derechas que si es publicada en uno de izquierdas. En 1935 empieza a colaborar con las revistas Life, Paris Match, Weekly Illustrated (pioneras del fotoperiodismo documental). Un año más tarde se casa con Pierre Blum, (matrimonio de conveniencia), lo que le permite adquirir la nacionalidad francesa. Entre tanto, fotografía a intelectuales, gracias a su amistad con la librera Adrienne Monnier (La Maison des Amis des livres), que la introduce en el círculo literario de la época. Dicha librería se transforma constantemente en salón literario, Gisèle está en contacto con escritorxs, poetas, pintorxs, escultorxs. Bien conocidos son sus retratos icónicos de Virginia Woolf, Simone de Beauvoir, Marguerite Yourcenar, Marguerite Duras y Colette, Susan Sontag, por solo nombrar mujeres (seguro que lxs lectorxs conocen dichas fotografías pero no a su autora). Así empieza una colección de retratos de personalidades del mundo de la cultura que se extenderá a lo largo de 50 años.

gisele2

Expertxs mencionan que es una manipuladora de la cultura contemporánea, ya que quiso y supo decidir con qué imagen pasaría cada persona retratada a la historia. Y hasta plantean si no es esta una de las funciones de la artista. Aunque ella revela que fotografía a estas personas principalmente porque son sus amistades y por el puro placer de retrarlas. A partir de 1938 empieza a revelar en color, hecho todavía considerado fuera de lugar ya que la costumbre es retratar en blanco y negro. Gisèle Freund se convierte en una fotógrafa osada para su época. Fotografía en color porque los ojos ven en color. Realiza primeros planos porque quiere mostrar la cercanía. Solo retrata a la gente que le gusta. Retratar se convierte en un placer, en una obsesión, confiesa que en 10 meses ha realizado 1850 retratos. Prefiere fotografiar la naturalidad de las personas en momentos cotidianos. En definitiva quiere mostrar el resultado de un encuentro, de un momento de intimidad compartida.

gisele5

A los inicios de la Segunda guerra mundial, se esconde año y medio en el Lot, región del sur de Francia, antes de exiliarse nuevamente. Victoria Ocampo (escritora, editora y benefactora de las letras y de las artes) le da cobijo en Argentina, lo que le permite conocer a lxs miembrxs de la revista literaria Sur en la cual también participa. Aprovecha este periodo para dar conferencias sobre literatura francesa (gracias a las lecciones que recibió de Adrienne Monnier). Sirve como embajadora de la cultura francesa en América del Sur. Realiza los famosos retratos de Eva Perón los cuales no son bien recibidos por lo que debe dejar el país y se refugia en Uruguay. Su estancia americana le permite viajar a la Patagonia y a Tierra de Fuego donde realiza unas fotografías en blanco y negro muy potentes del entorno.

La Patagonia

Al acabar la guerra, regresa a Francia con tres toneladas y media de víveres. En 1947 se adhiere a la Agencia Magnum donde conoce y trabaja con Capa, del que confiesa haber aprendido mucho. Se consagra como fotógrafa. Deja dicha agencia años más tarde, al aparecer su nombre en la lista negra del senador McCarthy. Es la época de la caza de brujas y Gisèle es una mujer políticamente incorrecta. Por tal malentendido debe dejar la agencia en 1954 y no se le permite la entrada a EEUU.

En 1950 viaja a México para dos semanas. Se enamora de dicho país y se establece allí. Permanece un par de años. Se relaciona con Frida Kahlo y su entorno.

Empieza a interesarse por el arte precolombino, el cual fotografía exhaustivamente para documentarlo. Sigue ofreciendo conferencias.

A partir de la década de los 60, empieza su faceta de escritora y publica entre otras obras: James Joyce in Paris. His final years, Le monde et ma caméra». Mémoires de l´œil, el ensayo Photographie et société, el album fotográfico Itinéraires, trois jours avec Joyce y Mexique Précolombien. En sus libros revela sus encuentros con lxs intelectuales que ha ido conociendo, mostrando el lado humano y personal de cada unx. Algunxs se muestran reticentes frente a la cámara, otrxs curiosxs. Cuenta las anécdotas y peripecias con ironía, de forma descriptiva y amena.

gisele 4

virginia woolf 2

Así por ejemplo, cuando retrata a Virginia Woolf, la escritora da una versión de los hechos y Gisèle expone una versión totalmente diferente. En su diario, la escritora cuenta que fue fotografiada en contra de su voluntad, lo cual fue un gran fastidio sin conseguir ver el objeto de dichas fotografías, pero si se observan bien las fotografías, vemos que luce vestidos diferentes lo cual concuerda mejor con la versión de Gisèle, quien además afirma que Virginia mostró gran interés por el aspecto psicológico de los retratos que Gisèle le había mostrado en la primera sesión. Las fotografías hablan por sí solas. En otros escritos, teoriza sobre la fotografía, analiza, estudia y comenta la obra de algún/a colega como Ilse Bing (fotógrafa alemana). Investiga y escribe sobre el medio como tal. Afirma que la labor de un/a fotógrafx es llegar a ser un/a buen/a intérprete y traductor/a.

En la década de los 70, expone en la Bibliothèque Nationale de París, en el Musée d´art moderne de París, en el Musée Georges Pompidou. Cruza fronteras, exponiendo en museos de Bonn y Tucson, en galerías de Nueva York y Zurich, entre otras. Gisèle Freund ha conseguido su reconocimiento institucional. En 1977, es nombrada Presidenta de la Fédération française des Associations de Photographes créateurs. En 1980, el Ministerio de Cultura francés le otorga el premio nacional de fotografía. Posteriormente le conceden el título de Officier des Arts et des Lettres y es nombrada Chevalier de la Légion d´Honneur.

Fallece en París (2000) a los 91 años de edad.

En sus fotografías, resalta la búsqueda y encuentro de la esencia del ser retratado. Por ello sus imágenes son un recorrido por las ciudades y lugares donde vivió como Argentina, Uruguay, México, donde viajó como Chile, Inglaterra, España… Retrata hombres y mujeres dado que para ella son el nervio civil del lugar. En definitiva, sus fotografías sirven de memoria al reflejar pautas culturales tan diferentes de donde ella procede. Gisèle opina que la fotografía documental proviene del interés por la época en la que vive, de plasmar lo que le sucede a la gente. Afirma así su ambición por mostrar a la persona y su obra. Un rostro tiene que explicar el ser humano que hay detrás.

Evidentemente Gisèle consigue desarrollar un estilo propio con una determinada forma de mirar.

No obstante, conocedora de fotógrafxs y movimientos varios, podemos ver influencias tales como nombro a continuación, a modo de ejemplo.

Influencia de la fotógrafa francesa Florence Henri: Gisèle utiliza el primer plano en sus retratos, no existen ni interpretaciones ni alteraciones, muestra cosas conocidas pero de forma desconocida, que se consigue aislando el objeto. Enfatiza detalles, superficies, texturas y formas.

Influencia de la Bauhaus: en su autorretrato de 1929 juega y experimenta con su rostro, para crear composiciones artísticas. Juega con la luz y la sombra, con el efecto de contraste, de superposición, donde intervienen la realidad y el sueño, lo visto y lo entrevisto. Es una composición muy estudiada y conlleva un componente plástico. Rechaza dicho efecto ya que no lo volverá a utilizar a lo largo de toda su carrera.

Influencia del fotógrafo danés Jacob Riis: en las fotografías que realiza en Inglaterra. Muestran la crisis económica del momento emanando una atmósfera gris y triste que ayuda a reflejar la miseria, la inactividad forzosa por el aumento del paro. Utiliza la fotografía como instrumento de crítica social que además ilustra sus escritos mostrando las condiciones de vida.

Influencia del fotógrafo americano Hine: ambos conocen el poder de persuasión de la imagen por lo que la utilizan como denuncia.

Influencia del fotógrafo francés Nadar: búsqueda de una naturalidad aparente en sus retratos, apenas hay decorados y accesorios, busca lo que caracteriza al retratadx, busca una aproximación psicológica.

Influencia del fotógrafo francés Atget: Gisèle se interesa por los detalles y los motivos, usa encuadres inusuales, sabe que a través de la fotografía puede transmitir emociones, sugerir, conmover, pudiendo motivar la consciencia de quien la mira. Demuestra, que la fotografía objetiva puede convertirse en biografía. Así en la serie de fotografías realizada en Ibiza, en blanco y negro, muestra una sociedad que todavía conserva tradiciones ancestrales. Lo que quiere es parar el tiempo para captar y mostrar el aspecto sociológico de la gente local.

Influencia del fotógrafo alemán Sanders: Gisèle busca fotografiar momentos cotidianos, en plena sesión de trabajo. Así fotografía a Frida Khalo dando de comer a las ocas o fumando un cigarro, por ejemplificar uno de sus múltiples retratos.

Concluyo expresando que las fotografías de Gisèle Freund son un testimonio fiel de las características de un grupo social en un momento determinado. Poseen el valor documental por lo que se transforman en fuente de información. Hoy en día sus fotografías se consideran un tesoro testimonial.

Por supuesto fotografía a hombres famosos (quizás más numerosos dentro del repertorio fotográfico), también escribe sobre ellos, pero no los he querido nombrar porque ya tuvieron su momento de gloria.

Todo lo relatado se recoge de dichas fuentes:

El Món i la meva càmera Gisèle Freund Catàlogo de la exposición realizada en el CCCB de Barcelona en el 2002 y en la Fundació Sa Nostra en Mallorca en el 2003

https://www.youtube.com/watch?v=7VO9BViHsbo

https://www.youtube.com/watch?v=x1nSqZrn3gU

http://www.photophiles.com/index.php/biographies/1156-gis-freund

“Je ne sortais plus jamais sans mon appareil. Il était devenu mon troisième oeil.”

Los conocimientos técnicos no son decisivos, lo más importante es saber ver”.

No sé por qué los seres humanos se cubren los genitales cuando el rostro es lo más desnudo que tenemos”.

La fotografía es la total falsificación de la realidad”.

Employée comme moyen d’extériorisation d’un souci créateur, [la photographie] est autre chose qu’une simple copie de la nature. Autrement les “bonnes” photos ne seraient pas si rares»

_____________________________________________________________________

Alexandra F. Neyroud

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me llamo Alexandra, nací en Barcelona, me considero ciudadana del mundo por mis orígenes franceses, gallegos y las ciudades en las que he vivido. Tengo que agradecer la fortuna de tener una familia culta y curiosa que despierta en mi el afán de conocer y descubrir… Pero no os voy a contar mi vida!

Me gusta fotografiar, he realizado varios cursos, los cuales he aprovechado. Considero la fotografía como el arte de mirar y comunicar. su dominio es muy delicado,  por ello sigo formándome. He expuesto con el grupo Mulheres e fotografia en el 2012 en el bar “O Mentireiro” en A Coruña “As Atochas resistem” , y en el CC Pati Llimona también he participado en las exposiciones de alumnxs 2014-2015.