de Laura Pazos

_MG_8696_2 _MG_8696_11

El año pasado una profesora de mi escuela le ha dicho a una compañera que su trabajo era ridículo y que “ciertas partes” debían ser tapadas… Posteriormente guardó el trabajo de la alumna y no permitió que ciertos compañeros pudiesen verlo. Esta actitud surgió a raíz de que en su trabajo se podían apreciar los genitales femeninos de una modelo.
En respuesta a esta deplorable actitud por parte de la profesora, he intervenido ésta y otras muchas esculturas del piso principal de la Escuela Pablo Picasso en contra de la censura en el arte y en las escuelas.
Una intervención, que sí me resulta ridícula a estas alturas de la película… Pero increíblemente esto sigue pasando cada día!