Mujer, poeta, fotógrafa, creadora de objetos, ensayista, crítica literaria, novelista, traductora, comediante y activista revolucionaria”.

de Alexandra F. Neyroud

Hoy os voy a hablar de Claude Cahun. Dicha elección se debe a su desconocimiento público (hasta se llegó a negar su existencia ya que la mayor parte de sus trabajos fueron destruidos por la Gestapo) y a su trabajo, el cual es polifacético e interdisciplinar. Haré una referencia a su biografía para situarla en su tiempo  y época, lo que permitirá, seguidamente, analizar detalladamente ciertos aspectos para ver cuan interesante es todo ella.

Su nombre real es Lucy Schwob, nace en Nantes (Francia) en 1894, en el seno de una familia de la alta burguesía. Su padre dirige el periódico “Le phare de la Loire”, y su tío funda la revista literaria “Mercure de France”. Debido a su origen judío y al antisemitismo en alza, su familia la envía a estudiar a Oxford (1907), formación que le servirá más tarde para traducir textos como los de Lewis Carrol, y como un ensayo de Havelock Ellis sobre el concepto de “inversión sexual”. Más tarde se inscribe en la Sorbona para estudiar filosofía y letras (1914), momento de intensa vida social. Es así como se mezcla con los movimientos vanguardistas, como el de “las mujeres de la rive gauche”, los cuales buscan espacios de libertad. Destacan escritoras como Colette, Gertrude Stein, Djuna Barnes, Renée Vivien, fotógrafas como Berenice Abbot y Gisele Freund, pintoras como Marie Laurencin y Romaine Brooks y libreras editoras como Sylvia Beach y Adrienne Monnier. Junto a estas mujeres se encuentran Breton, Picabia, Duchamps y Bataille los cuales forman el grupo de surrealistas del cual se nutre Claude Cahun.

claude cahun3

En 1917 se distancia de su familia y decide cambiar su identidad adoptando el ambiguo nombre de Claude (en francés es ambivalente en cuanto al género). Escoge como apellido Cahun (de su tío materno, bibliotecario de la Mazarine – siendo esta la biblioteca pública más antigua de Francia). Cambiar de nombre es como cambiar de máscara. Se fabrica a sí misma como una diversidad de personajes. Hasta 1934 un aspecto extravagante la acompaña: se tiñe el pelo de rosa, dorado o verde con reflejos plateados, se depila cejas y pestañas, se pinta exageradamente labios y mejillas al estilo circense.

La interpretación le fascina y participa en el teatro avanguardista con la compañía “Le plateau” representando tanto personajes femeninos como masculinos. En 1925, publica siete relatos  “Héroïnes” en “Mercure de France” y dos más en “Le journal littéraire” a través de los cuales muestra diferentes tipos de mujer: Eva la crédula, la enamorada, Judith la sádica, la andrógina, Dalida la lesbiana, la adoradora, la masoquista, Safo la incomprendida, Helena la rebelde…son relatos irónicos, en memoria de las moralidades legendarias. Es un poemario ensayo que indaga sobre la androginia, la máscara y el espejo.

claude cahun

En 1929, junto a Suzanne Malherbe (su hermanastra- hija de la segunda esposa de su padre- la cual se convierte en su pareja), diseñadora gráfica y escritora, crean “Aveus non avenus” un raro y hermoso libro ilustrado con fotomontajes.

En 1932 se une a la Association des Écrivains et Artistes Révolutionnaires (AEAR), cuyo objetivo es luchar contra el fascismo  mediante la disciplina y el fanatismo. La abandona un año más tarde por su hostilidad hacia cualquier tendencia artística que no fuera el realismo social. Dos años más tarde se adhiere al grupo antisfascista “Contre-Attaque”, fundado por Breton y Bataille. Firman manifiestos contra el fascismo pero también contra el imperialismo francés, denuncian el golpe franquista y la pasividad del Frente Popular francés. Abandona dicho grupo porque piensa que el fascismo debe combatirse mediante las tradiciones revolucionarias del movimiento obrero internacional. No por ello rompe con el movimiento surrealista ya que participa en la Exposition surréaliste d´objets (galerie Charles Ratton de París) y en la International Surrealist Exhibition de Londres. Además se adhiere a la Federación Internacional por un Arte Revolucionario Independiente, fundada por Trostky y Breton. De dicho activismo nace el ensayo “Les paris sont ouverts” a través el cual revindica la autonomía literaria contra todo intento burocrático de supeditar el arte a la ideología. (1935).

En 1937 abandona París con Suzanne y se instalan en la isla de Jersey, en el Reino Unido. Aprovecha  para continuar su serie de autorretratos  y publica escritos en la corriente del Surrealismo.  Al ser Jersey único lugar británico ocupado por la Alemania nazi, Claude Cahun se une a la resistencia. En 1944 es arrestada y condenada a muerte por la Gestapo, proceso que no llega a su término gracias a la liberación. Sin recuperarse del trauma de su encarcelamiento, continua en Jersey con Suzanne, hasta su muerte (1954).

Claude Cahun constituye una referencia indispensable en la historia del autorretrato femenino en fotografía, ya que es probablemente la primera artista dedicada a este género de una forma sistemática. Se la compara y reconoce con otras fotógrafas como Cindy Sherman, Nan Goldin y Sarah Lucas, ya que hacen de su cuerpo el soporte de sus investigaciones. Auténtico ejercicio de representación y autorepresentación, donde se reinventa a sí misma, realiza un análisis continuo de la multiplicidad de las identidades. Cuestiona el esencialismo. El peso de sus retratos recae en el rostro  y la mirada ya que todo lo demás es construcción cultural y accesoria, no es fija ni estática, es indefinida.

claude cahun2

Su trabajo posee una enorme calidad artística, trata temas rompedores y novedosos hasta entonces nunca abordados, sobre todo desde el punto de vista femenino, como la identidad, la androginia y el travestismo. Por todo ello Claude Cahun es una artista exclusiva, personalísima e imprescindible. La ambigüedad comienza a presentarse como constante principal, y sobre ella los significados giran. Si no supiéramos que es una mujer estas fotos no lo afirmarían. Entre sus ropas masculinas y cabello corto no sabemos bien a qué atenernos. Se viste de hombre, o con ropas orientales, o de marinero, no se puede hablar de un mero travestismo que la haga adoptar un aspecto masculino. Cuestiona este último: la construcción sociocultural que participa en la elaboración y afirmación de identidades, en base a divisiones binarias definidas por el sexo cromosómico.

Claude Cahun podría estar mostrando la posibilidad de un «tercer género»: ni masculino ni femenino, sino mucho más cerca de la androginia, entendida como aquella que borra las distinciones entre el sexo masculino y el femenino. Busca que nos replanteemos con ella la cuestión de la identidad humana. De hecho y por ello, aumenta el barroquismo de sus puestas en escena: ambivalente, metamorfoseante, teatralizante. En las imágenes de actriz-marioneta se muestra especialmente irónica, marcando con su silencio y encasillamiento fatal al que pueden estar sometidas las mujeres. Claude se disfraza de muñeca oriental  y a continuación de extraña deidad.

El cariz alienígena de Cahun encuentra su mejor caracterización en las imágenes que se extienden entre 1928 y 1930 donde se retrata con las cejas y la cabellera totalmente rapadas, y sin apenas, o ningún maquillaje. Las técnicas fotográficas son distintas. Técnicas que distorsionan su cabeza, o bien desdoblan su imagen convirtiéndola en un ser de dos cabezas. La fuerte luz alumbra sus rasgos severos. El tipo femenino ha quedado definitivamente apartado. Es la búsqueda interior de definiciones más amplias de lo que es ser individuo, no plegadas a convencionales clasificaciones.

Claude Cahun se muestra valiente al intentar escapar del rol asignado por el surrealismo a las mujeres como musas supeditadas a los hombres. Ella es independiente, rebelde, desbarata ese lugar que le es heterodesignado.

«Je me fais raser les cheveux, arracher les dents, les seins – tout ce qui gêne ou impatiente mon regard – l’estomac, les ovaires, le cerveau conscient et enkysté. Quand je n’aurai plus qu’une carte en main, qu’un battement de cœur à noter, mais à la perfection, bien sûr je gagnerai la partie.»

Referencias bibliográficas:

VV.AA., Amazonas del arte nuevo, catálogo de la exposición Fundación Mapfre, Madrid 2008.

Cahun Claude, Héroïnes, Mille et une nuits, Paris, 2006.

Leperlier François, Claude Cahun: l´exotisme intérieur, Fayard, Paris, 2006.

http://www.larevuedesressources.org/une-heroine-impossible-claude-cahun,659.html